lunes

El propósito de un perro

Siendo yo médico veterinario, fui llamado para examinar a un Sabueso Irlandés de 10 años de edad llamado Belker.
Examiné a Belker y descubrí que se estaba muriendo. Dije a su familia que no podía hacer más nada por su mascota.-
Shane un  niño y dueño del animal  pareció aceptar la transición sin ninguna dificultad o confusión. Nos sentamos todos por un momento preguntándonos el porqué del lamentable hecho de que la vida de las mascotas sea más corta que la de los humanos.
Shane, que había estado escuchando atentamente, dijo: “Yo sé porqué”. Sorprendidos, todos volteamos a mirarlo.
Lo que dijo a continuación fue lo más maravilloso que había escuchado en mi vida, no me esperaba una explicación más reconfortante que ésta.
En ese momento, cambió mi forma de ver la vida.
Dijo: ”La gente viene al mundo para aprender cómo vivir una buena vida, cómo amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas, ¿verdad?”
El niño de 6 años continuó:
“Bueno, como los perros ya saben como hacer todo eso, no tienen que quedarse tanto tiempo como nosotros”.
Por eso:
  • Viví sencillamente.
  • Amá generosamente.
  • Queré profundamente.
  • Hablá amablemente.
Recuerda, si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:
  • Cuando tus seres queridos llegan a casa, siempre corré a saludarlos.
  • Nunca dejes pasar una oportunidad para ir a pasear.
  • Dejá que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea un éxtasis.
  • Dormí la siesta.
  • Estiráte antes de levantarte.
  • Corré, saltá y jugá todos los días.
  • Mejorá tu atención y deja que la gente te toque y acaricie.
  • Evitá morder, un simple gruñido sería suficiente.
  • En días de sol, acostáte de espaldas en el pasto.
  • Cuando haga mucho calor, tomá mucha agua y recostáte a la sombra de un árbol. Cuando estés feliz, bailá y mové todo tu cuerpo.
  • Deleitáte en la alegría simple de una larga caminata.
  • Nunca pretendas ser algo que no eres.
  • Si lo que querés está enterrado, escarbá hasta que lo encuentres.
  • Cuando alguien tenga un mal día, quedáte en silencio, sentáte cerca y suavemente hacéles sentir que estas ahí…
Disfrutá cada momento de  cada día y como decía mi abuela:
"El perro tiene mas amigos que la gente porque mueve mas la cola que la lengua…"