sábado

ASCENSIÓN NUEVA TIERRA. Nueva Conciencia. El Manuscrito de Magdalena - La relación de Jesús y María Magdalena y el poder de la Alquimia de la Magia Sexual



El texto que figura a continuación está incluido en el libro “The Magdalen Manuscript” de Tom Kenyon y Judi Sion. Se trata de una canalización procedente posiblemente de María Magdalena sin que el propio Tom Kenyon afirme taxativamente que esa sea su procedencia real aunque sí asegura haberlo recibido por esa vía. Junto a la propia “canalización”, que es lo que aquí se recoge, aparecen en el libro otros textos de Tom y Judi sobre la realización práctica de los ejercicios a que se hace referencia en el Manuscrito así como a las Alquimias Internas en diferentes tradiciones y otras vivencias personales.
Dado que curiosamente el libro no parece estar traducido al castellano y habiendo constatado el interés de muchas personas por conocerlo, hemos preparado esta traducción que probablemente no esté a la altura de la que pudiera haber hecho un traductor profesional. Debemos señalar también que hemos procurado respetar todo lo posible el texto original aunque en algún momento pudiéramos pensar que existía una forma mejor de expresar la idea. El autor refiere el cuidado que ponía Magdalena en cada palabra y expresión que transmitía y lo cuidadosos que ellos mismos fueron en mantener la integridad del mensaje tal como ella lo expresó.
En cualquier caso el cariño y la dedicación con que hemos hecho este trabajo y la presencia de alguna manera en todo ello de Magdalena nos hace sentir que el mensaje básico está perfectamente conservado.
Esperamos que el libro completo aparezca pronto en las librerías en su versión castellana.
Nota: Nos parece adecuado añadir esta recomendación de Tom sobre la realización práctica de los ejercicios:
Debido a que estos ejercicios llevan energía al cerebro y a los centros superiores de la cabeza, están contraindicados para algunas personas. Si ha sufrido un traumatismo craneal o ha experimentado apoplejía consulte con su médico antes de realizarlos. Aquellos que sufran ataques de tipo epiléptico deberían buscar también el consejo de sus médicos antes de comenzar estas meditaciones de entrenamiento. Finalmente estos ejercicios están contraindicados para los maníaco-depresivos especialmente durante las fases maníacas. Para las demás personas son inofensivos y muy beneficiosos. Si en cualquier momento durante las meditaciones experimenta dolores de cabeza pare y descanse.

EL MANUSCRITO DE MAGDALENA

Uno

Fui educada en el conocimiento de la magia.
Mi padre era de Mesopotamia y mi madre de Egipto.
Antes de que yo naciera ella había rogado
a Isis que la bendijera con una hija. Yo soy esa hija.
Y fui conocida como María Magdalena.

Cuando tenía 12 años fui enviada a estudiar
con una hermandad secreta de Iniciados bajo las
alas de Isis. Fui instruida en los secretos de
Egipto, las Alquimias de Horus y la Magia Sexual
del culto de Isis. Cuando me encontré con el que llamáis
Yeshua, había acabado todas mis iniciaciones.
Estaba preparada para el encuentro con él en el pozo.

Los Evangelios se refieren a mi como una prostituta,
porque todos los Iniciados de mi orden llevaban
un brazalete de oro que era una serpiente; y era sabido
que practicábamos la magia sexual;
y a los ojos de los Hebreos éramos putas.

Cuando vi a Yeshua y nuestros ojos se encontraron,
supe que habíamos sido destinados el uno para el otro.

Lo que voy a contaros no ha sido
conocido, salvo por aquellos que estuvieron conmigo.
Existen muchas leyendas sobre lo que sucedió.
Pero para mi es una historia del más profundo amor.

Lo que Yeshua tenía como visión del mundo no me compete.
Mi historia es una historia de amor.

Mucha gente seguía a Yeshua. Y las oportunidades
que tuvimos para estar juntos en solitario fueron muy pocas.

No está escrito en los Evangelios porque
nadie lo supo, sólo los más cercanos a nosotros.
Antes de que Yeshua fuera al jardín de Getsemaní,
concebimos una hija, y su nombre fue Sar´h


Dos
 
La historia que voy a contar parece fantástica.

Recuerdo los arrecifes de Maries de la Mer,
aunque entonces, por supuesto, no se llamaba así.
Fue el lugar donde nuestro barco atracó. Sar´h
era muy pequeña. No tenía un todavía un año.
Yo estaba rota de pena y desconcierto.

Estaba allí cuando Yeshua fue crucificado.
Le vi en la tumba y le amortajé con
su madre a mi lado. Recordaré siempre
el olor de la mirra. Fue uno de los ungüentos que utilizamos.

Yeshua se me apareció en su luminosa
claridad. No podía dar crédito a mis ojos y entonces
toqué sus heridas. Sus discípulos se sintieron celosos
porque había venido a mi primero.

Me resultaba muy extraño tener a mi amado transportado
a otra esfera, a otro mundo, mientras
yo y nuestra hija cruzábamos solas el Mediterráneo.
No estábamos seguras y tuvimos que abandonar
Egipto porque allí es donde habíamos ido.

Cuando cruzamos hacia las costas de lo que iba a ser
Francia era todo tierra desconocida.
Nos recibieron sacerdotisas del culto de Isis
y nos dirigimos hacia el norte bajo la protección de
los druidas, Isis los había hablado y habían escuchado
la llamada para proteger a su hija, Sar´h.
De este modo fuimos hacia el norte a través de otra gran masa
de agua hacia lo que iba a convertirse en Inglaterra.

Y allí se nos llevó en secreto al corazón más sagrado
de los Druidas, a Tor y Glastombury. Aunque estábamos
más seguras que en Israel o Egipto, la influencia romana
se extendía también a Inglaterra, y permanecimos escondidas.

Vivimos en esta zona durante muchos años,
y Sar´h se casó con un hombre cuyos descendientes
se convertirían en los Caballeros Templarios,
y yo me fui al norte hacia Gales
y viví junto al mar durante el resto de mis días.

Os contaré, que en aquellos años cuando vivía
sola junto al mar, Yeshua me visitaba a menudo.
Por supuesto, no era como antes, porque su cuerpo era
más energía que carne, más luz; pero en cualquier caso
era extraordinario estar con él de nuevo.

Cuando morí él estaba allí y me llevó hacia lo que
algunos llaman cielo, pero es sólo un lugar en el alma.


Tres

Comienzo mi historia en el pozo porque en muchos sentidos
allí es cuando comienza verdaderamente mi vida.. Todos los años
previos fueron de preparación para este encuentro.

Aquella mañana notaba que algo se removía.
una especie de excitación –un temblor en brazos
y piernas- antes incluso de que me encontrara con él.
Yo estaba ya en el pozo cuando él llegó. Había echado
ya mi cubo al pozo y él me ayudo a subirlo.
Algunos de los apóstoles vieron mi brazalete
de la serpiente de oro y suponiendo que era una puta
quedaron aterrados de que el Maestro pudiera ayudar
a una persona así.

Pero eso no me importó. Estaba en otro mundo,
transportada por los ojos de Yeshua.
Cuando nuestros ojos se encontraron fue como
si estuviera mirando hacia toda la eternidad
y supe que era aquel para quien yo había sido preparada
–y él también.

Seguí al lado de aquellos quienes le seguían,
y en los anocheceres salíamos juntos;
no cada anochecer porque él era constantemente buscado.

Yo, que estaba instruida en las Alquimias de Horus
y en Magia Sexual de Isis, era considerada muy avanzada
por mis maestros, pero por primera vez en los brazos de Yeshua,
era una mujer temblorosa, y tuve que luchar hasta encontrar
el sendero central a través de mi deseo hasta el trono
más alto, porque para ello era mi instrucción.

Yeshua y yo, utilizando las técnicas en las que había
sido instruida junto con los métodos que él había
aprendido en Egipto, pudimos cargar su Ka,
su cuerpo de energía, con mayor luz y fuerza,
de modo que él pudiera trabajar fácilmente
con los que venían a él. Y así fue.

Y todavía me parece irónico que los Evangelios
cuenten que yo estaba en el pozo cuando Yeshua
llegó, sin embargo todas aquellas noches cuando Yeshua
y yo estuvimos solos, él vino a mi pozo,
para tomar de mi los poderes de Isis, para desarrollarse y
fortalecerse él mismo.


Cuatro

Estoy ahora mirando todo esto como si
fuera un sueño y sin embargo, aún, tan vitalmente claro.
Mi corazón palpita cuando vuelvo sobre la historia
como si fuera ayer. Aquella primera noche con Yeshua
aparece en mi mente tan clara como los cielos sobre Jerusalén.

Después de que pude pasar a través de
mis deseos propios como mujer y de ascender
el camino hacia la alquimia espiritual en la que había sido
instruida, podía ver la forma del espíritu de Yeshua
ya luminosa, ya brillante de luz.

Una paloma estaba sobre su cabeza, rayos plateados
de luz desbordaban de ella. Los sellos de
Salomón, de Hator, de Isis, de Anubis y Osiris
estaban en su forma espiritual. Eran señales de que
había pasado a través de esas iniciaciones.
Había otros símbolos que no comprendí
porque venían de culturas que no conocía
o en las que no había sido instruida, pero de los sellos egipcios
que yo conocía, él estaba en el camino
del Alto Dios Horus.

Pero él no había pasado aún a través de su
Iniciación de muerte y supe en mi corazón
tembloroso que eso era por lo que yo había sido llevada
a él en este momento –para fortificar su alma con los
poderes de Isis y la Madre Cósmica de modo que
pudiera pasar por el portal oscuro y
alcanzar el Horus.

Aquella noche, después que hicimos el amor y
utilizamos y armonizamos juntos nuestros cuerpos espirituales,
habiendo comenzado entre nosotros la acción de la alquimia ,
Yeshua se echó a un lado para dormir. Cuando yo le tenía
en mis brazos, sentí un cambio dentro de mi, un deseo
de protegerle, un deseo de estar siempre con él,
y la intuición, como el filo de un frío cuchillo,
de que seríamos separados por fuerzas más grandes
que mi deseo.


Cinco

La Iglesia os habría hecho creer que yo era
una puta, pero ahora os digo que la Iglesia es
la puta, porque os habría hecho creer que
la mujer está manchada y que las pasiones sexuales
entre un hombre y una mujer son malvadas. Sin embargo
es aquí, en el magnetismo de la pasión, donde se crea
el útero de la ascensión.

Este secreto de los secretos era conocido por todos
los iniciados de Isis y sin embargo yo nunca hubiera imaginado
que sería aquella que lo llevaría a su más completa expresión
en unión con alguien como Yeshua.

Pero para aquellos que desean conocer el viaje
físico....después de la crucifixión de Yeshua, yo y María, su madre,
José de Arimatea, su hijo de doce años llamado Aarón y otras dos
mujeres jóvenes nos pusimos en camino del norte de Egipto.

Irónicamente nuestro camino nos llevó al este antes
que pudiéramos volver hacia el oeste y tuvimos que parar
para buscar provisiones a lo largo de la ruta ya que nuestro barco era
muy pequeño. Nuestro camino nos llevó a Malta y a
la diminuta isla de Oudish, de aquí a Cerdeña
y al extremo de lo que ahora es la Cinque Terra,
finalmente atracamos en Saintes Maries de la Mer e hicimos
nuestra caminata al norte a través de Rennes-le-Chateau
hacia el norte de Francia y cruzamos el canal hacia la actual Inglaterra.
Nos asentamos en Glastonbury durante algunos años, hasta que Sar´h cumplió doce.

Tras su duodécimo cumpleaños nos pusimos en marcha hacia
el sitio entre los arrecifes donde habíamos tocado tierra.
Allí, tan cerca de Egipto, como nos era posible ir de un modo seguro,
inicié a mi hija en el culto de Isis y la bañé en las aguas del Mediterráneo según las
enseñanzas que había recibido.
 
Después volvimos a Glastonbury, hasta
que Sar´h, mi hija y la de Yeshua se casó a la edad
de 16 años. Se unió a una familia bien conocida
cuyos herederos llegaron a ser los Templarios aunque
en aquel tiempo los Caballeros Templarios no existían.

La línea hereditaria de esta familia, a través de Sar´h,
fue llevada hacia los mismos Templarios. Cuando
Sar´h estuvo casada y segura en su nueva vida,
me marché al norte de Gales y viví en una pequeña
cabaña de piedra junto al mar durante el resto de mis días.

Detrás de mi cabaña pasaba un arroyo que bajaba de la colina
y me sentaba allí muchos días. Había veces que este arroyo
se dividía en dos, y los dos arroyos seguían uno al otro
y luego uno giraba a la izquierda y otro a la derecha.
Me sentaba allí entre ellos pensando sobre la corriente de mi vida
y de la de Yeshua – como, durante un tiempo, fluyeron juntas
y luego se separaron.


Seis

Recordaré siempre la primera vez que Yeshua
vino a mi después de su resurrección.

Había luna nueva y el cielo estaba claro.
Una niebla luminosa colgaba del brezo y todo estaba plateado
por la luz de la luna y de las estrellas. Vi aproximarse a mi
una figura sobre el sendero tortuoso que llevaba a mi cabaña.

Irónicamente, había salido para sacar agua del pozo y allí estaba él.
Era el mismo, aunque con un resplandor-inconfundible.
Mis ojos se llenaron de lágrimas; mi corazón palpitaba.

Corrí hacia él y paré en seguida, recordé
sus palabras justo después de su resurrección.

“No me toques aún”, había dicho entonces
“porque no he ascendido al Padre”

¡Oh, como yo, una iniciada de Isis, había anhelado
todos estos años mantener el recuerdo claro!

¿Qué significaban estas palabras?
Los cristianos han heredado sólo una parte de la verdad.
La mayor parte de ella está oculta en los misterios de la Gran Madre;
y dado que la Iglesia buscó privar de derechos a las mujeres y a todo
lo que es femenino, arrojó lejos esta verdad.

Y la verdad tiene que ver con el mismo cuerpo Ka
–lo que nosotros aprendimos como iniciados a llamar
el Doble Etérico o Gemelo Espiritual- porque
el cuerpo Ka cuando está cargado con energía suficiente
y vitalidad aparece como el cuerpo físico. Sin embargo
no está hecho de carne sino de energía en sí misma –energía y luz.

Y así cuando Yeshua vino a mi tras su resurrección
estaba en su Ka pero no estabilizado todavía
porque no había ido al Padre, es decir hacia
el Gran Espíritu de su propia alma. Así,
antes de que pudiera hacerlo,
tenía que pasar a través del portal de la muerte y viajar
a través del inframundo de su propio ser.
Hizo esto por dos razones tal como yo conocí.
La primera, como un maestro del alma, fue porque
hacer tal cosa trae un gran poder al Ka. Y la
segunda para abrir un paso a través de la misma muerte
de modo que otros pudieran seguirle y pasar
más fácilmente a través del mundo oscuro
siguiendo la estela de su luz.

Y así la primera noche que nos
reencontramos –lo siento ahora todavía vívidamente claro y
fuerte- mi corazón se llenó de alegría estando con
él de nuevo. Vino a mi esa noche justo antes de la medianoche
y se marchó justo antes de amanecer.

Durante aquellas horas estuvimos echados juntos, nuestros cuerpos Ka
se interconectaron de nuevo, sin necesidad de hablar.
Nuestra comunicación fue telepática. Y sin
el acto físico del sexo, el Poder de la Serpiente
dentro de él se unió al poder de la serpiente dentro de mi
y ascendimos hacia arriba a través de los caminos sagrados
de nuestras espinas dorsales hasta el trono de las coronas
de nuestras cabezas llevándome hasta un absoluto éxtasis y dicha.
Y así fue como sucedió durante muchos años.
Venía a mi de este modo varias veces cada año.
A veces hablábamos. La mayoría del tiempo
permanecíamos en unión.

Le pregunté donde estaba cuando no estábamos juntos.
Dijo que había ido a muchos lugares sagrados
de la tierra – que se había reunido con mucha gente
diferente. Dijo que estaba dejando un camino de luz.

Durante una de sus visitas le pregunté
que me explicara ese concepto tan extraño.
Dibujó un círculo en el piso de tierra de mi cabaña
y entonces reconocí como dos triángulos en intersección,
para hacer el trono de Salomón convertirse en la estrella de David.
Dijo que había muchas tierras que nosotros, en esta parte
del mundo, no conocíamos. Muchas de ellas tenían puntos que
correspondían a los del Sello de Salomón. Al ir a estas
zonas se aseguraba que su tarea tendría unas raíces más
profundas en el suelo de este mundo.


Siete

De todas las veces que él me visitó, la que
recuerdo más intensamente es la vez que vino
cuando Sar´h había venido a visitarme.

Acababa de quedarse embarazada y deseaba
verme para que la bendijera y yo estaba
emocionada de verla a ella y a sus compañeros de viaje.

Había enviado aviso de su llegada
a través de los Druidas, pero me llegó
solo un día antes de que llegara ella. Estuvo
conmigo tres días y Yeshua apareció la segunda noche.

No sé si os podéis dar cuenta de lo extraño
que era. Porque Sar´h no había visto nunca a su Padre
ni Yeshua a su hija ¡Y ahora se reunían por primera vez!
Y el cuerpo de su padre había vuelto a los elementos
en un relámpago de luz en su resurrección
por lo que ahora estaba en su cuerpo Ka que emitía un tipo de
luz inconfundible.

Ambos se emocionaron, Sar´h hasta las lágrimas
y Yeshua hasta un gran pathos. Estuvieron juntos
una hora, sólo ellos, caminando fuera.
No se lo que hablaron pero
desde que comenzaron hasta que
acabaron el cielo se llenó de estrellas fugaces.

Antes de que Yeshua se marchara aquella noche, justo
antes del amanecer, como solía hacer, puso sus
manos sobre el estómago de Sar´h y bendijo
al niño. Sar´h se marchó al día siguiente plena de
un inconfundible sentimiento de paz.

De este modo os he contado lo que deseaba deciros
sobre mi vida como madre y ahora volveré
de nuevo hacia mi historia como una Iniciada,
a las Alquimias de Horus, a los secretos de Isis.


Ocho

Me refiero ahora a mi hermana amada, mi hermana en
el Espíritu, la madre de Yeshua, también conocida como María.

María fue una alta Iniciada en el culto de Isis,
y había sido instruida en Egipto. Esa es la razón
por la que José y ella huyeron de la ira del rey
de Israel, se dirigieron a Egipto;
ella se sentía segura allí entre las Sacerdotisas
y Sacerdotes de Isis.

Su instrucción fue diferente a la mía,
pero ambas servimos a lo mismo. Para explicar
mi visión de María, debo
referirme a uno de los más profundos secretos del culto
de Isis. Según se creía y mantengo que
es verdadero, bajo ciertas condiciones,
la misma Diosa podría ella misma encarnar, bien
al nacimiento o a través de una Iniciación espiritual.

María, la madre de Yeshua, cuando era
muy joven, fue reconocida por las grandes Sacerdotisas
del templo de Isis, por su pureza de espíritu.
Fue adiestrada como Iniciada y alcanzó los niveles más altos.
Pero más allá de convertirse en una Sacerdotisa,
fue instruida para convertirse en lo que se llama
una Encarnada.

Ser una Encarnada es ser un alma altamente
avanzada y requiere pasar por una disciplina
y una instrucción espiritual tremenda.
En una Iniciación final, María se convirtió en el recipiente de
un flujo de energía que provenía de la misma Isis.
En este aspecto, era la corporeización
de la Madre Cósmica. Era como si hubiera
dos-Marías, la humana, pura de espíritu y de corazón,
albergando dentro de ella, una entrada directa
hacia la Gran Madre, la Creadora de toda materia,
del tiempo y del espacio.

De este modo, digamos que la mesa estaba dispuesta,
para la concepción de un ser de cualidades remarcables
que se convertiría en su hijo, Yeshua.

Cuando María pasó por lo que la Iglesia
refiere como Inmaculada Concepción, ella
era testigo de un proceso de inseminación
galáctico y Celestial, por el que el Principio
del Padre, o Espíritu como nosotros llamamos a esto
en el culto de Isis, transfirió su esencia a Isis,
la Madre que recibe la semilla del Padre-Madre
recibiendo el impulso del Espíritu. Y esta
potente y altamente refinada energía espiritual,
se aposentó en el útero de María y dio nacimiento a Yeshua.


Nueve

María estaba junto a los apóstoles cuando vinieron hacia mi
en el pozo. Ella inmediatamente me reconoció como
una compañera Iniciada por el brazalete de la serpiente de oro
que llevaba en mi brazo y por el Sello de Isis
que brillaba dentro de mi cuerpo Ka, porque María
era bastante clarividente y psíquica.

La primera persona con la que mis ojos se encontraron fueron
los de Yeshua, y como ya dije, me sentí transportada a
otros mundos en su inmensa presencia. La segunda
persona que vieron mis ojos fueron los de su madre.
En ellos aparecían el reconocimiento y
la comprensión de mi estado como compañera Iniciada
del culto de Isis, y aunque su instrucción no
había sido en la Magia del Sexo, como lo fue el mío,
se dio cuenta de que había sido preparada para Yeshua.

Entre ellos dos, me sentí elevada en las alas del
amor trascendente. Sentí a mi espíritu volar muy alto.

Irónico entonces que los siguientes ojos que encontré fueron
los de los discípulos de Jesús, que me juzgaron como una puta
e incontables generaciones me han considerado de este modo.

Sin embargo, a los ojos de Yeshua y a los de su madre,
no era una puta sino un claro vehículo de los poderes
sanadores y sustentadores de la propia Isis.

Llega un momento en la vida de un hombre, sea humano o divino,
en que su madre no puede darle la esencia de lo que necesita.
Su amor continua, pero lo que se requiere
es el alimento desde otra mujer. Yo era esa mujer.

María me reconoció a mi y mi papel y mi status
Y me entregó a su hijo en aquel momento del pozo.

María y yo pasamos mucho tiempo juntas, tiempo
en el que dialogábamos sobre la tarea de Yeshua,
sus necesidades y mi lugar en su vida. Estaba
claro que yo era una servidora de un poder mucho mayor.
Había sido preparada para ello, pero debo deciros
que la fuerza de ese reconocimiento aún me estremece.
Todavía tiemblo al reconocerlo.

En todas aquellas noches y días juntas,
María y yo atendíamos a las necesidades de Yeshua
y de sus discípulos y en aquel periodo nos hicimos
muy cercanas, la amaba -y la amo todavía-
por su belleza física, la pureza de su corazón
y de su espíritu y la amabilidad que dispensaba
a todo el mundo.

Desde mi propia comprensión, puedo deciros que María,
habiendo servido como vehículo de Isis como
una Encarnada, fue una Maestra muy avanzada,
pero ahora tras haber servido en todo ello, su maestría
y perfección, -su perfección espiritual- es asombrosa.


Diez

Ella existe en el seno de los niveles celestiales,
su compasión y amor fluyen de modo constante
para todos los humanos. Está disponible para todos,
sin tener en cuenta sus creencias. Cuando alguien la requiere,
sabed que ellos son escuchados.

Ahora deseo clarificar mis conocimientos.
Quiero hablar sobre la Magia Sexual del Culto de Isis
y las Alquimias de Horus. Deseo revelar secretos
que un Iniciado nunca hubiera revelado
aún bajo amenaza de muerte. Pero los tiempos son ahora diferentes.

Como sabéis, el tiempo está corriendo
y he recibido el permiso de la misma Diosa
–más aún, he sido encargada por la misma Diosa- para revelaros
algunos de los secretos más celosamente guardados
de todos los tiempos. Os son revelados en la esperanza de
que os elevareis vosotros mismos a tiempo.


Once

Las Alquimias de Horus se refieren a un cuerpo de conocimiento
y de métodos para la alteración del cuerpo Ka. En esta visión,
cuando Ka se corporeiza o adquiere mayor luz y energía,
hay un incremento en el campo magnético de uno mismo,
y lo que el Iniciado desea se manifiesta más rápidamente.

Sin embargo, en la rendición de uno mismo
a la propia Alma Celestial, o el Ba, la persecución de deseos personales,
aunque no abandonados, no es el principal foco de la entera existencia.
En vez de ello, uno mira hacia arriba, como si dijéramos,
hacia las más altas capacidades de uno mismo, tal como son percibidas a
través de Ba, o del Alma Celestial.

El Alma Celestial, o Ba, existe dentro de un nivel de vibración
mucho más alto que el cuerpo físico (el Khat) o el Ka
(el gemelo etérico o espiritual de la forma física).
Dentro del cuerpo Ka hay vías que pueden ser estimuladas
y abiertas. La activación de estos pasajes secretos
dentro del Ka trae un poder mucho mayor.
Las Alquimias de Horus están diseñadas para reforzarlos,
para activar las habilidades y poderes latentes
del Iniciado mediante lo que se llama el Djed, o los siete sellos
ascendentes, lo que los yogis y yoginis de la India llaman los chakras.

 
Doce

En la Escuela en que fui instruida aprendimos como activar
el Poder de la Serpiente, moviéndolo en trayectorias específicas
en la espina dorsal y abriendo circuitos dentro del cerebro.
Así se crea lo que se llama el Uraeus.

El Uraeus es con frecuencia un fuego azul que se extiende
desde la espina hacia el cerebro, tanto lateral como horizontalmente,
y ondula con los cambios de energía dentro de estas vías.
La activación del Uraeus incrementa el potencial cerebral
para la inteligencia, la creatividad y lo más importante: - receptividad
ya que la tarea del Iniciado es cambiar la calidad de su propio ser
de modo que la armonización a Ba o Alma Celestial sea clara y sin obstrucciones.


Trece

Cuando me reuní con Yeshua en el pozo la primera vez,
la mera proximidad de su presencia activó mis Alquimias internas.
Un Poder de la Serpiente se movió por mi espina
como si hubiera practicado las disciplinas que había aprendido.

La primera noche que estuvimos juntos solos,
cogidos del brazo, echados uno al lado del otro,
practicamos la Magia Sexual de Isis. Esta forma específica
de magia carga al cuerpo Ka con una tremenda
fuerza magnética a través del poder del orgasmo físico,
porque cuando se tiene un orgasmo sexual
hay una tremenda liberación de energía magnética
dentro de las células. Según esta energía se extiende
da lugar a un potencial magnético listo para ser utilizado.

Quiero compartir esto con más detalle,
pero para hacerlo tengo que explicar más sobre las ideas básicas
del sexo y de la realización espiritual,
porque este secreto fue robado por la Iglesia.


Catorce

Cuando yo, una iniciada de Isis, me uní a Yeshua,
había vías específicas que tenía que abrir en mí misma.
Sin embargo, me quedé extrañada,
al descubrir que muchas de estas vías
se abrieron espontáneamente en su presencia.
Al comienzo de esta historia mencioné como
temblaba como una mujer teniendo que luchar
con mis propias pasiones y deseos; porque el camino
del Iniciado es usar la energía de la pasión
de un modo muy específico y no ser simplemente
arrastrado por ella; porque la Alquimia requiere que la energía
sea contenida de modo que pueda ser transformada.

Yeshua y yo conseguimos muy rápidamente el estado,
-lo que es conocido como las Cuatro Serpientes.
Sucede cuando ambos han dominado
las Alquimias internas de Horus a un nivel tal
que pueden activar las Serpientes Solar y Lunar
en sus espinas dorsales.

De forma clarividente hay un canal central
que asciende a través de la espina, y a la izquierda
hay un Circuito Lunar y a la derecha
un Circuito Solar, llamados Ida y Pingala por
los yogis y yoginis.

En las Alquimias de Horus se produce la activación de estos
dos circuitos por campos magnéticos que son de tipo serpiente.

En el lado izquierdo la Serpiente Lunar es negra como la brea,
el color del Vacío, por tanto es la corporeización del Vacío
en sí mismo y encierra el potencial como Creadora de todas las cosas.

La Serpiente Solar es dorada.
Un Iniciado hace a estas Dos Serpientes subir hacia arriba.
En la medida en que ascienden atraviesan los chakras
y se cruzan una a la otra. En la Alquimia de Horus
las Dos Serpientes se cruzan por completo
a través del quinto sello o garganta y en todos los sellos inferiores.

Entonces ellas quedan enfrentadas en el área
donde aproximadamente está la glándula pineal,
o el centro de la cabeza. Aparece aquí como un cáliz
con la glándula pineal en el extremo inferior del propio cáliz.

Estas Dos Serpientes están vivas, -es decir no son estáticas
sino que vibran, relampaguean y se ondulan con energía-
y el retorcimiento de sus cuerpos dentro del Ka
activa un incremento del potencial magnético.

Existen prácticas específicas que os compartiré
más adelante, pero lo que deseo exponer ahora
es la práctica de las Cuatro Serpientes.


Quince

Cuando Yeshua y yo hicimos el amor, como vosotros decís,
hicimos a nuestras Serpientes ascender por nuestras
espinas dorsales hasta nuestro Djed. Lo hicimos simultáneamente
y en el momento del orgasmo mutuo la carga liberada de los primeros
sellos en las áreas pélvicas de nuestros cuerpos fue enviada hacia arriba, hacia
el Trono, que es la parte superior de la cabeza,
estimulando los centros cerebrales más altos.

Al mismo tiempo, durante el momento del
éxtasis sexual, situamos nuestra conciencia completamente
dentro de nuestros cuerpos Ka, pues el Ka es
reforzado por el éxtasis. Los estados extáticos nutren
y refuerzan al cuerpo Ka y como ya dije antes,
con cada reforzamiento el Ka se hace más magnético,
brindando al Iniciado todo lo que él o ella desea.

La Magia Sexual de Isis tiene que ver con
la habilidad innata del ser femenino de utilizar
las energías magnéticas para abrir niveles más profundos
de conciencia a través del acto de rendición
a las energías sexuales y caminos que son abiertos.

Cuando una mujer es profundamente amada y apreciada
como lo fui yo por Yeshua, algo va a los niveles
más profundos de ella misma y en el momento
del orgasmo aparece un estremecimiento incontrolable.
Si se siente segura y permite que la inunde este temblor,
este estremecimiento, se abre un tremendo vórtice magnético,
el centro del cual está en su útero.

Dos iniciados comprometidos en la Magía Sexual
de Isis pueden reforzarse ellos mismos y expandir
rápidamente sus conciencias a través del poder
de este campo magnético.

En las prácticas avanzadas de la Magia Sexual
de Isis, el Iniciado masculino puede hacer que sus
Dos Serpientes asciendan a través del cuerpo Ka
de la hembra y la hembra hacer que sus Dos
Serpientes asciendan a través del cuerpo Ka
masculino. La potencia explosiva de esta práctica es
como la energía liberada por una bomba atómica.
Las ondas de marea masivas de magnetismo pueden
reforzar al Ka más allá de la imaginación,
o destruirlo, si no se le maneja apropiadamente.

Esta fue la práctica avanzada del Ka que Yeshua
llevó a cabo la noche antes del jardín de Getsemaní.
A él, este tremendo incremento de potencial magnético
dentro de su Ka le reforzó para sus penalidades
y para la dura tarea que enfrentaba en su iniciación final
a través del portal de la muerte; de este modo
cuando su cuerpo físico se disolvió en sus elementos constituyentes
se hizo en un relámpago de luz y de calor,
lo que la Iglesia llama la Resurrección. Sin embargo
fue sencillamente el efecto de algo que estaba ocurriendo
mucho más profundamente dentro de él.
Fue causado por el magnetismo de su cuerpo Ka,
porque fue a través de su Ka reforzado mediante
el que viajó a través de su inframundo, a través de la muerte misma.

Cuando Yeshua y yo llevamos a cabo las Prácticas Sexuales
de Isis, conocíamos que éste era el propósito.

Para él, cada unión conmigo, era una forma de reforzar su Ka.
Es por lo qué yo dije al principio que él vino a mi pozo,
porque el pozo que la mujer Iniciada ofrece al hombre
es un pozo infinito de potencial magnético. Pero sólo se abre
cuando la mujer se siente segura y amada. Sólo entonces la práctica funciona.
Porque las prácticas sin el alimento del amor se convierten sólo en técnicas
y no darán el resultado requerido o deseado.

En cuanto a mi, yo era a la vez mujer e Iniciada,
había sido adiestrada durante años y sabía que hacer
con los caminos, pero quedé sorprendida al encontrarme
a mi misma barrida sobrepasada como mujer.

Me encontraba esperando en profunda anticipación
una mirada o una caricia de Yeshua, y nuestros momentos juntos
en solitario, fueron los más preciosos momentos que he experimentado nunca.
Algo en relación con su contacto o sus ojos –el sentir de él-
hacía que se abriera algo dentro de mi y a veces me hallaba
casi riéndome de mi misma.

Yo, que había sido instruida en las prácticas más secretas
de la Magia Sexual de Isis y había sido considerada
como muy avanzada por mis Sacerdotisas, -esta Iniciada-
se encontró a si misma como una mera principiante
en la presencia de la mujer.

Porque ahora os digo que dentro del corazón
y de la mente y de la sabiduría corporal
de lo femenino se encuentran algunos de los mayores secretos
y mayores poderes –y esperan a ser revelados.

¡Y todo ello está dispuesto a abrirse por la caricia de otro!

Y así, cuando hablo de Yeshua estoy colmada por mi amor y los
sentimientos que yo mantengo para él a través de todo el tiempo.


Dieciséis

La Magía del Sexo de Isis está basado en la comprensión
de que el principio femenino contiene dentro de su naturaleza,
específicamente de su naturaleza sexual, una llave alquímica.
Esta llave alquímica se revela en el acto de lo que llamáis amor,
-amor sexual. Cuando éste se activa de un modo suficientemente fuerte,
las Alquimias de Horus se presentan espontáneamente por sí mismas.

En mi instrucción se asumía que había dos caminos,
alquímicamente hablando, hacia el mismo objetivo.

Las Alquimias de Horus eran el fundamento
de ambas alquimias, o prácticas, ya que se utilizaban
los mismos caminos básicos. Para aquellos que
no deseaban desarrollarlo en pareja,
las Alquimias de Horus proporcionaban un método
para activar y reforzar el cuerpo Ka hasta los
niveles de la Alta Iniciación.

Para aquellos en pareja, la Magia Sexual de Isis
proporcionaría las alas con las que ascenderían
al Djed y entrar en el trono de la más Alta Conciencia.

Desde mi punto de vista avanzado considero una gran tragedia
que los secretos y la sacralidad de nuestras naturalezas sexuales
se hayan considerado diabólicas por la Iglesia,
por los Padres de la Iglesia. Y desde hace casi dos mil años
la más dinámica y una de las más rápidas vías a la realización en Dios
se ha considerado errónea.
Y encuentro además irónico que la Iglesia la haya convertido
en pecado y por tanto haya aterrorizado a aquellos
que podrían haber ascendido sobre ella.


Diecisiete

Aunque los milagros de Yeshua son considerados
extraordinarios por muchos, desde el punto de vista del Iniciado
son sencillamente las expresiones, -las expresiones naturales-, del potencial de la conciencia.
Son un signo. Existen razones para los milagros y quiero hablar de esto desde el punto de vista
del saber Iniciático que Yeshua y yo poseímos.

Cuando yo conocí a Jesús, el ya demostraba los signos.
Su nivel de creación era muy alto.

Mi cometido era ayudarle a reforzar su cuerpo Ka
para su Iniciación final a través del portal de la muerte
hacia el Alto Dios Horus. Ello fue llevado a cabo, como os he dicho, mediante la
Magia Sexual de Isis y las Alquimias de Horus.

De todos los milagros que hizo Jesús y yo fui testigo,
el que es más querido para mi es el de los panes y los peces.

Fue un día caluroso y muy largo. Los discípulos,
María y yo misma seguíamos al Maestro como de costumbre.
Se formó una multitud muy grande que escuchaba atentamente
cada palabra de la boca de Jesús. Todos estábamos cautivados
por su visión y su forma de expresarla. Fue como si,
durante algunas horas, fuéramos llevados al mismo cielo
y sentíamos que el cuerpo Ka de Yeshua se había expandido
hasta incluir a cada uno –otro signo.

Cuando finalizó su discurso era ya al final de la tarde
y lleno de compasión por ellos, dándose cuenta de que su camino
de regreso a casa les llevaría varios días a muchos de ellos,
pidió comida para ser reunida y compartida.

Entonces los discípulos, María y yo, y unos pocos mas
que se unieron a nosotros desde la multitud comenzamos a
reunir comida.

Pero cuando estuvo toda reunida, sólo había
unos pocos peces y unos pocos panes pequeños.
Difícilmente suficiente.

Fue entonces cuando contemplé un suceso
verdaderamente extraordinario.
Yeshua se retiró internamente y cerró sus ojos.
Pude sentir la intención de su oración aunque
no pude oír las palabras. Recorriendo la extensión completa
de su Djed desde la base de su espina dorsal hasta
el extremo de su cabeza, vi de forma clarividente un relámpago
de luz hacia arriba a través de su coronilla,
hacia su Ba, su Alma Celestial. Entonces descendió
una energía, como si fuera en respuesta a su petición;
y él puso sus manos sobre los dos pequeños cestos
y comenzó a repartir los panes y los peces,
partiéndolos en trozos y dándoselos él mismo
a cada persona.

Fue realmente extraordinario, más de mil personas
recibieron alimento y los panes y los peces no llegaron
a acabarse. Después que la multitud fue alimentada,
Yeshua repartió trozos a sus discípulos, a María y a mi,
y el pan tenía el gusto más dulce
y el pescado el aroma más extraordinario
que yo nunca he vuelto a probar.

Tales milagros son naturales para un Maestro del calibre de Yeshua,
y desde el punto de vista Iniciático, son el potencial de
cualquier persona si se practica lo que se requiere.


Dieciocho
 
Jesús a menudo usaba la frase “Yo y el Padre somos uno”.
Esto ha conducido a una profunda mala interpretación.
Desde el punto de vista Iniciático es solamente
otra palabra para el Espíritu. Y en aquellas palabras
Yeshua indicaba que se había fundido con su Espíritu
y que era por lo que acontecían los milagros.

Y así, él iría y vendría entre dos ideas que los evangelios
cuentan en su propia forma limitada.

Por una parte, Yeshua decía a veces “Yo y el Padre somos uno”.
Otras veces decía “Sin mi Padre no puedo nada”.
Esta es la oscilación que sucede con el proceso Iniciático
en el que el Iniciado oscila entre la fuerza y la convicción
de su conexión con la Fuente del Espíritu
y a continuación a otro estado mental en el que piensan
que no son nada y no pueden nada sin el Espíritu.

De este modo un estado mental tiene un sentimiento
de omnipotencia. Y el otro estado tiene el de impotencia.
Y el Iniciado debe pasar entre ellos dos.
Que Yeshua utilizara esas frases algunas veces me indicaba,
como compañera Iniciada, que él se encontraba
en medio de esta paradoja.

Y él vivió con esta paradoja en conciencia hasta el jardín de Getsemaní.
Porque fue antes de su estancia en el Jardín, como contaron sus Discípulos,
cuando él vino a mi y practicamos las Cuatro Serpientes por última vez.
Hubo intensidad en nuestro rato juntos porque ambos sabíamos que el
tiempo estaba a punto de finalizar.

Con la fuerza explosiva liberada con la práctica,
el cuerpo Ka de Yeshua resplandecía con el poder y la convicción
que él llevó consigo hasta las horas finales de su vida,
fortificándole para su travesía a través de la muerte.
Pero los momentos anteriores fueron a menudo empleados,
-busco las palabras correctas- en una especie de autocuestionamiento.

Aquellos quienes siguieron a Yeshua,
que se llaman ellos mismos cristianos, les gusta pensar
que él estaba muy seguro y siempre claro en relación
a su propósito y misión y que nunca dudaba.
Pero quien pasó las noches con él os dice otra cosa.

Sólo porque un ser haya alcanzado el nivel de maestría
no significa que sea capaz de pasar a través de la incertidumbre –intocado.

Yeshua sintió la presión de su Alma Celestial,
pero es algo extraño siendo un Iniciado. Porque uno es humano
con todo lo que (esto implica) ello lleva –y uno está (ampliamente) conectado
(ampliamente) crecientemente y como parte de, su propia Alma Celestial.

Es Ba, el Alma Celestial, que es la voz de Dios hablando.
El alto Iniciado actúa como un reflejo de la boca de Dios,
pero sólo porque el Alma Celestial esté clara no significa
que el humano también lo esté.

Yeshua vió en otros el potencial para
la realización en Dios y habló de esto algunas veces.
Una de ellas es mencionada en los Evangelios
cuando dijo “vosotros haréis mayores cosas que yo”.
Porque él sabía que los milagros son una expresión natural
de la conciencia, y que en la medida en que la conciencia
de la humanidad se expandiera los milagros serían corrientes.

Y así, era al mismo tiempo él muy consciente de las limitaciones
de los que iban con él –o de su adicción al odio,
ignorancia e intolerancia- y esto le apenaba profundamente.
Pasamos muchas noches hablando sobre esto.
Y hasta unos pocos días antes de Getsemaní,
no estaba seguro de si podría alcanzar lo que
se requería para pasar a través de la Iniciación final.

No conozco la razón para el cambio en él
pero unos pocos días antes del Jardín y de nuestro
acto Iniciático final juntos mediante las Cuatro Serpientes
vino sobre él un profundo sentimiento de paz
y estuvo seguro de una forma que nunca le había visto.


Diecinueve
 
Permanezco en el tiempo casi dos mil años
después de la crucifixión de Yeshua y todavía tiemblo
al pensar en ello. Era muy extraño para mi
ser a la vez la Iniciada y la Mujer.

Como la Iniciada, permanecí en alerta por Yeshua
durante la crucifixión manteniendo mi Ka en oración
ferviente –que es otra forma de decir que me mantuve constante
en mi intención de estar alli por él mientras iba hacia la muerte.
Era por mi parte una acción Iniciática que requería desapego.

Como una Iniciada experta era una tarea fácil,
pero como la Mujer enamorada de Yeshua, el Hombre,
estaba destrozada. Y así permanecí en el Gólgota,
oscilando entre mi esfuerzo como una Iniciada,
y mi pesar como la Mujer enamorada cuyo amado
estaba sufriendo.

En aquel momento no me preocupaba la Iniciación.
No me preocupaba que Yeshua estuviera dejando
un camino de luz a través de los niveles de la muerte
para todos aquellos que le seguían.

Ni siquiera clamé a Isis.

¡“Como desafiarte”, dije!

En el mayor momento de mi tormento,
María se acercó y tomó mi mano. sólo estaba
en mi dolor y no había reparado en ella.
Nuestros ojos se encontraron, llenos de lágrimas,
y sollozamos una en los brazos de la otra. Ella por su hijo
y yo por mi amado.

Los Evangelios cuentan que hubo un terremoto
inmediatamente después del fallecimiento de Yeshua y os digo
que es verdad. Fue como si toda la naturaleza
entrase en la tribulación, y la tierra tembló
con angustia y rabia, de que tal Maestro, que tal ser,
pudiera sufrir a manos de sus compañeros los hombres.

Pero tal es la paradoja de la vida en la tierra.

Una gran tormenta se abatió también sobre la ciudad,
-vientos como nunca se habían sentido. El cielo se cubrió
con nubes negras y relámpagos
–el sonido del trueno hacía temblar todo. Este escenario
terrorífico parecía que fuera a durar para siempre
pero sospecho que fue solo una hora más o menos.

En el sepulcro María y yo lavamos su cuerpo
de acuerdo con la tradición y el ritual judío,
le amortajamos y nos fuimos del sepulcro.
Lo hicimos en silencio. El único sonido era
el sonido de nuestras lágrimas contenidas.

Me parecía raro que hubiera podido arrancar a Lázaro
de la muerte pero que no hubiera podido ayudarse
él mismo.

No comprendía lo que él estaba haciendo.

Pero después de su resurrección, y viéndole en su Ka,
radiante y hermoso como nunca, lo entendí.

Desde el punto de vista Iniciático, hacerse
el Alto Dios Horus significa que uno ha activado
los más altos potenciales de conciencia
dentro de la forma humana. Pero tradicionalmente
esto se hacía solo para uno mismo. Sin embargo Yeshua
lo había hecho en representación de toda la Humanidad.

¡Pero os digo que ello no tiene nada que ver con la religión!
 
Tiene que ver con física y alquimia.
 
La sencilla enseñanza de Yeshua era que todos somos Dioses
–que todos tenemos dentro de nosotros
el poder para amar y para sanar- y él
lo demostró lo mejor que pudo.

En los primeros días de la Iglesia –entendiendo
la comunidad de aquellos quienes se agruparon alrededor
de las enseñanzas de Yeshua- surgió el más hermoso ritual.

Aquellos quienes deseaban continuar estando en
su energía o presencia compartirían pan y vino.
A veces los hombres compartirían el ritual
y a veces las mujeres. El simple hecho de compartir
unos con otros mantenía la intención de Yeshua, y luego,
según fueron pasando los años la sencillez de este logro
se perdió y solo aquellos ordenados por la Iglesia podrían dar
la Comunión, algo que a Yeshua le hubiera resultado
muy desagradable (os puedo decir esto habiéndole conocido
tanto como le conocía).

La verdad y el poder de la enseñanza de Yeshua
han sido pervertidos por la Iglesia.

Y los secretos de la elevación de conciencia
a través del Sexo Sagrado, tal como fue practicado por
Yeshua y yo, han sido robados por la Iglesia.

Me doy cuenta al compartir mi historia que
solo unos pocos la entenderán –pero es suficiente.


Veinte

Quiero ahora revelar algunos de los secretos
de la Magia Sexual de Isis.

Como dije anteriormente, es posible ascender
las alturas de la conciencia solo, sin pareja,
y en esto las Alquimias de Horus fueron diseñadas
para asistir al Iniciado.

Sin embargo, para aquellos en pareja –Relación Sagrada-
se reveló la Magia Sexual de Isis. Hay algunos aspectos
de ella que quiero comentar.

El primero de ellos es conocer que en el momento
del orgasmo, se generan campos magnéticos.
En verdad estos campos se crean mediante lo
que llamaríais excitación preliminar
–la estimulación de los sentidos mediante el tacto.
Esta estimulación sensorial inicia el proceso
de construcción de los campos magnéticos y es crucial
para la práctica alquímica de la Magia Sexual.

Hay algunos métodos disponibles para Iniciados
y comentaré algunos de ellos –pero es esencial
a la práctica comprender la naturaleza
de la interacción de los dos elementos alquímicos
dentro del hombre y de la mujer.


A un nivel mundano el semen del hombre
lleva la información de su linaje genético,
que es transferido al niño. Cuando el esperma
dentro de su semen se une con el huevo de la mujer,
se crea la vida y la vida es una compleja interconexión
de campos magnéticos. El niño en crecimiento
dentro del útero desarrolla órganos y sistemas,
pero en el nivel magnético puede verse como
se interconexionan campos magnéticos y
vibracionales complejos. Y de este modo en el nivel mundano,
el acto del sexo crea nuevas estructuras magnéticas.

Los Iniciados adiestrados en la alquimia usan
la energía sexual para también crear campos magnéticos
complejos –pero estos campos no se convierten en un nuevo ser,
ellos se incorporan en los cuerpos Ka de los dos Iniciados
reforzándolos y elevándolos. Este es el primer punto esencial
a comprender. Todo lo demás gira alrededor de esto.

La tarea del Iniciado dentro de este sistema
en el que Yeshua y yo fuimos adiestrados es reforzar
el cuerpo Ka más allá de los confines de la forma física,
o Khat

El siguiente nivel a conocer tiene que ver
con la sintonía emocional de la Iniciada femenina
–para la Iniciada femenina la receptividad es dependiente
de su estado emocional. Forma parte de su naturaleza
y no puede ser dejado de lado si se quiere
que estas técnicas funcionen.

Esencial para la Iniciada femenina es el sentimiento
auténtico de seguridad y de amor o al menos, de apreciación.
Cuando está presente algo se pone en marcha
dentro de su ser y permite que la alquimia tenga lugar.

La alquimia se crea por la unión del Ka del
Iniciado masculino y del Ka de la iniciada femenina.
Cuando hacen el amor, los cuerpos Ka se interconectan
y ello da lugar a que el ser femenino abra su “suelo magnético”.
Este es un término extraño. Proviene del lenguaje usado
en los Templos de Isis.

El suelo es el fundamento sobre el que uno se mantiene.
Cuando ponemos algo a seguro, lo colocamos sobre el suelo.
Por tanto, suelo se usaba como una jerga dentro de los Templos,
en referencia a la componente totalmente básica que se requiere.
Así, cuando digo “El suelo magnético de la mujer” me refiero
a que es la componente fundamental para lo que tiene que suceder.

En la medida en que los dos Iniciados continúan
haciendo el amor y se incrementa la pasión de su interconexión,
se liberan en el cuerpo y en el cerebro poderosas sustancias químicas.
Ello transporta a los Iniciados a otro espacio distinto al de su normales
formas de ser. Esto abre a continuación los campos magnéticos y genera
un incremento en magnetismo.

Existen dos opciones para el Iniciado masculino
en el momento del orgasmo. Puede eyacular o
mantener sus semillas. Si eyacula y se han cumplido las
condiciones previas hay una reacción instantánea
que sucede en el útero de la mujer. Cuando la esencia
energética de su esperma golpea las paredes de
su santuario interior hay una explosión de energía magnética –mundos
girando dentro de mundos. Y en la extensión en que el Iniciado masculino
ha alcanzado un alto estado, tanto como la mujer, el magnetismo
liberado del contacto entre tales fluidos sexuales
puede ser enorme. Así, es importante comprender
que esto crea un complejo magnetismo
que tanto el hombre como la mujer pueden
asumir en sus cuerpos.

Ocurre un segundo fenómeno en el que la Iniciada
femenina puede comenzar a temblar incontroladamente.
Cuando tiembla, el centro de ello es normalmente
el mismo útero, que pone en marcha una cascada,
un efecto de mecido en la pelvis. Esto crea también
campos magnéticos muy complejos, de nuevo,
que los Iniciados masculino y femenino pueden llevar
hacia sus cuerpos Ka. Este es el fundamento
o conocimiento básico.

Como Iniciados también es posible hacer
que los Poderes de la Serpiente asciendan dentro
de la espina dorsal durante el acto sexual y
en cualquier parte donde las dos Serpientes
se encuentren tenderán a magnetizar ese chakra y sus
correspondientes habilidades o poderes.

No me está permitido decir más de esto
ya que el logro de esta práctica puede conducir
a un incremento significativo en los propios poderes.
Dejo a los que lo leen ver entre líneas.
Si estáis disponibles para esta práctica sabréis
como se hace.


Veintiuno

En el aprendizaje de la Magia Sexual de Isis y
de las Alquimias de Horus, los Iniciados se adiestraban
en los ejercicios básicos de las Dos Serpientes.

En esta práctica, el iniciado solo genera
energía a través del poder de RA, o el fuego interior,
para crear una elevación en la conciencia
–para crear campos magnéticos complejos dentro
de su propio cuerpo –y entonces los lleva hacia su Ka.

Deseo compartir este método. Es la práctica central
para todos aquellos que desean hacer solos este trabajo,
y para aquellos que desean hacerlo en pareja.

La práctica fundamental requiere que
el Iniciado se siente derecho, respirando de un modo
tranquilo y rítmico.

Entonces el Iniciado toma conciencia de la base
de la espina dorsal y sobre sus respiraciones imagina
la Serpiente Negra ascendiendo desde la izquierda y la
Serpiente Dorada ascendiendo desde la derecha, arriba por la espina.

Cuando las Dos Serpientes entran en cada chakra,
se cruzan, siguiendo su camino hacia la coronilla.
Pero en esta práctica, las Dos Serpientes
son llevadas hasta el centro de la cabeza,
a la vecindad de la glándula pineal.

Entonces el Iniciado, usando el poder de la respiración
envía la energía de la inhalación hacia las Serpientes y después, cuando exhala,
envía la energía de la respiración más profundamente hacia los cuerpos serpentinos,
llevándolas, digamos, a hacerlas “vivas”.

Eventualmente ellas se retorcerán, o moverán,
desde el poder de la respiración y la intención del Iniciado.

En este punto se imagina un Cáliz dentro de la cabeza
con las dos serpientes enfrente una de otra por el borde,
quedando la glándula pineal en el fondo del Cáliz.

La fase siguiente lleva hacia arriba la energía de RA.
El iniciado imagina una pelota viva de fuego,
como el sol, en el plexo solar, y con cada exhalación
el Iniciado repite en silencio o entona
el sonido RA. Esto da lugar a que se active la luz,
el fuego interno de RA y espontáneamente comienza a subir.

Cuando esta luz y calor se mueven hacia arriba pasan
a través del centro del Cáliz entre las Dos Serpientes,
hasta la coronilla de la cabeza. A partir de aquí se produce
el fenómeno más extraordinario.

Desde el lado izquierdo de la coronilla desciende
una energía que es como líquida en su naturaleza.
Este líquido se llama las Gotas Serpentinas Rojas.
Desde el lado derecho de la coronilla otro liquido
de tipo energía se mueve hacia el Cáliz, se llama
las Gotas Serpentinas Blancas. Es el calor y la luz
del RA interno lo que da lugar a que la coronilla
secrete estas sustancias.

Las Gotas Serpentinas Rojas están en relación
con la madre biológica del Iniciado. Las Gotas
Serpentinas Blancas están relacionadas con el padre
del Iniciado. Cuando ambas se mezclan
pueden ocurrir algunas cosas. Puede ser la sensación
de un sabor dulce en la parte de atrás de la garganta
–lo que los yoghis y yoginis llaman Amrita- pero que
nosotros en el culto de Isis llamamos Aguas
del Manantial, porque parecen venir del manantial
dentro de la cabeza.

A veces esto es la primera presentación;
y si el Iniciado se focaliza en la sensación
de las Aguas del Manantial, aparece un tipo de éxtasis.
A veces el Iniciado siente luz en su cabeza. De nuevo,
si focalizan en esta luz aparece una especie de éxtasis.

A veces, cuando las Gotas Serpentinas Blanca y Roja
se mezclan, hay un surgimiento espontáneo de éxtasis.
Este éxtasis, no importa lo que sea que lo cause,
es crucial en esta alquimia. Porque el éxtasis es nutrición y
alimento para el cuerpo Ka.

Hay una tendencia para que este éxtasis
permanezca en los centros más altos ya que es allí donde
en esta práctica han nacido. Pero en esta práctica,
a partir de la primera aparición del éxtasis,
el Iniciado debe llevar su conciencia
al cuerpo Ka entero. Esto da lugar a que el éxtasis
se expanda a través de todo el cuerpo físico,
Khat, y es entonces absorbido por Ka,
reforzándolo y revitalizándolo.

Ésta es la práctica fundamental, básica.

Para aquellos que practican la Magia Sexual de Isis
en pareja, los estados extáticos aparecen naturalmente.
Para aquellos en la práctica solitaria, el éxtasis
debe ser auto-generado.

Ambas prácticas, sin embargo, requieren que
el Iniciado tome conciencia del Ka durante los momentos
de éxtasis, de modo que el cuerpo Ka pueda participar
de los ricos campos magnéticos creados por tal dicha.


Veintidós

En un sentido muy real, el iniciado masculino enfrenta
los mayores retos en la práctica de la Magia Sexual de Isis
porque requiere que él parezca ir en contra de su propia naturaleza.
Por naturaleza, el hombre es eléctrico desde un punto de vista alquímico,
mientras que la mujer es magnética.

La naturaleza de la electricidad es moverse y actuar
mientras que la naturaleza del magnetismo es anidarse-envolverse.

En la práctica el foco pasa a ser el reforzamiento
del cuerpo Ka mediante la incorporación de
los campos magnéticos liberados por el acto sexual.
Inmediatamente después del orgasmo los campos magnéticos
generados por la Iniciada femenina continúan moviéndose en espiral y circulando.
Es el momento de descansar y permanecer con el magnetismo, pero los hombres,
por naturaleza, tienden o bien a levantarse y hacer algo
o dormirse.

Por tanto, el Iniciado masculino tiene que adiestrarse a si mismo
en anidarse, a permanecer en el magnetismo que ha sido creado
para ir en espiral hacia su Ka y hacia su cuerpo.

Esto es diferente de lo que ocurre normalmente,
para el hombre, el orgasmo queda confinado al área pélvica
y en algunos casos se extiende. Pero en la Iniciada femenina,
especialmente en aquella que ha podido permanecer relajada
en la experiencia, el orgasmo se extiende por todo el cuerpo y
puede continuar en varios niveles de intensidad durante
algunas horas.

Algunos Iniciados masculinos podrían preocuparse
porque al cambiar ellos mismos, anidándose,
se harían menos masculinos pero puedo aseguraros
que nada podría estar más lejos de la verdad.

Porque la verdad es, que cuando el Iniciado Masculino
se anida en el magnetismo, su cuerpo Ka se hace más fuerte
y su energía sexual más potente. Una de las tareas para el Iniciado
masculino es hacerse más sensible a nuevos niveles de sentimiento,
de modo que pueda incorporar a su Ka y a su cuerpo
los campos magnéticos liberados mediante el sexo.

Para clarificar el término anidarse, no significa
que el miembro masculino permanezca necesariamente dentro
de la mujer. Significa que el hombre permanece junto a la mujer,
tocando, acariciando, permaneciendo con las sensaciones físicas
y sentimientos tras el orgasmo. A través del portal del anidamiento
es como el Iniciado masculino puede entrar a los misterios femeninos de la creación.

Otro aspecto del que el Iniciado masculino tiene que
hacerse consciente es lo que se llama la Adoración del Amado.

Cuando la Alquimia de la Magia Sexual se hace más fuerte,
ocurren ciertos signos. Uno de ellos es que el Amado
es adorado o abrazado.

Sucede tanto para el Iniciado masculino como femenino.
Cuando se produce la Adoración del Amado por ambas partes,
la Alquimia de la Magia Sexual se intensifica en gran medida
porque las armonías y magnetismos creadas por una emoción tal
son muy beneficiosas para la magia.


Veintitrés

Querría hablar ahora del término magia.

El sentido en que se usa el término magia se refiere
a la transformación del individuo humano en un Dios.
Esto es por supuesto magia. Está simbolizado por el Dios Horus,
parte hombre, parte halcón, y que a través de las prácticas de la
alquimia es llevado al estado del Alto Dios Horus, lo que significa
que se ha alcanzado el estado más elevado de conciencia.

Por tanto, la Magia Sexual de Isis es precisamente un método
para la elevación de la conciencia, que es en sí mismo,
mágico –y esto se lleva a cabo mediante la energía
y el éxtasis creados a través del sexo.

El otro sentido en que se usa el término magia
es porque hay métodos, una vez que el cuerpo Ka
es potenciado, que uno puede usar para influir en una realidad
en formas muy directas en métodos que parecen mágicos.

Tomad, por ejemplo, la práctica central básica de la Alquimia de
Horus –el ascenso de las Serpiente Dorada y Negra a través
de la espina dorsal, la creación del Cáliz, la activación
del fuego interno de RA y el encuentro de las
Gotas Serpentinas Blanca y Roja- todas son actos de magia,
actos de propósito y voluntad espirituales y personales.
Esto es por lo que lo denominamos como magia.

Volviendo a la paradoja que afronta el Iniciado masculino,
vemos que su naturaleza trabaja contra él en estas prácticas
en una cierta extensión, especialmente la Magia Sexual.
Porque una vez que el Ka de un iniciado masculino se carga,
él por naturaleza, quiere actuar, hacer algo.
Pero si el puede disciplinarse, adiestrarse para continuar
reposando con su Amada, puede anidarse a sí mismo
en el rico magnetismo creado a través de su amor, su sexo,
y reforzar el Ka a un mayor nivel.


Veinticuatro

Hay otro proceso que el Iniciado masculino encara
en este proceso y tiene que ver con los que
en los templos se entiende como Obstáculos para Volar,
pero que en vuestro lenguaje se entiende mejor como dificultades psicológicas.
El término Obstáculos para Volar se refiere a dificultades para desarrollar la naturaleza
de Horus, específicamente al aspecto que puede volar hacia arriba
a los estados elevados de conciencia.

Existen actitudes, creencias y hábitos emocionales
que son contraproducentes para el vuelo o
elevación de la conciencia, que es a lo que
nos referimos cuando hablamos de Obstáculos para el Vuelo.
Es aquí cuando se presenta para el Iniciado masculino
uno de los pasajes más intrincados que requiere una gran destreza.

Como niño, el hombre fue llevado por su madre
en su útero y protegido y alimentado por su madre
durante la infancia, hasta el momento en que el
tuvo autonomía y pudo actuar por sí mismo. En este punto
el niño abandona, como si dijéramos, a su madre
para encarar el mundo.

Es en esta encrucijada de su desarrollo cuando
él puede sentirse limitado o confinado por su madre
y puede darse una batalla de voluntades. Como un hombre,
como un Iniciado masculino, puede aun llevar dentro de él
estos hábitos emocionales. Si este es el caso encontrará
difícil relajarse en el anidamiento de los campos magnéticos,
ya que a nivel psicológico, se experimenta como una rendición
a lo femenino.

Si el Iniciado masculino tiene problemas de infancia con su madre,
puede arrastrarlos consciente o inconscientemente con su pareja.


Veinticinco

Es importante para ambos Iniciados cuando emprenden
la Magia Sexual de Isis darse cuenta que se están embarcando
en un largo viaje y que el proceso es esencialmente de tipo alquímico.
El propósito de la alquimia es transformar una sustancia en otra.
Esto se lleva a cabo quemando la basura, o la negatividad de una sustancia,
de modo que la sustancia pura permanece o se crea.

En el proceso de la Magia Sexual de Isis las sustancias
transformadas son literalmente los fluidos sexuales, hormonas, neurotransmisores
y otras sustancias no descubiertas todavía por vuestra ciencia. Pero también
se lleva a cabo una transformación de la propia psicología.

Por naturaleza, la Magia Sexual de Isis aumenta el proceso alquímico. El calor,
como si dijéramos, se levanta, la basura se clarifica, lo que necesita ser purificado
se muestra penosamente delante.

Si no se comprende que ésto es uno de los subproductos de la alquimia,
uno podría perturbarse por la aparición de material psicológico dificultoso. Pero
realmente este es uno de los resultados, porque la presión interna creada mediante
la intensa alquimia generada a través de la Magia Sexual de Isis, da lugar a que el
cuerpo Ka expulse o presione fuera de sí mismo todas las impurezas y se clarifique
a sí mismo de todos los Obstáculos al Vuelo.

En aquellos que practican solos, sin una pareja,
la Alquimia de Horus también crea presión interna, expulsando impurezas, pero la tarea
es más difícil ya que la energía requerida proviene de los propios esfuerzos personales y no existe
el beneficio del reflejo del otro. Sin embargo, puede hacerse.


Veintiséis

Este es el conocimiento básico que se requiere para
la práctica de la Magia Sexual de Isis. En las páginas anteriores
os he revelado el secreto de los tiempos, uno de los secretos
mas profundamente guardados de los Templos de Isis.

El conocimiento de estas prácticas estaba reservado
para los estudiantes más avanzados.

Si uno practica el camino solitario mediante las Alquimias de Horus
o el camino de la Relación Sagrada mediante la Magia Sexual de Isis,
se va andando en el camino a la Divinidad.

La clave central en este viaje es el reforzamiento del Ka
mediante los estados extáticos de conciencia.
Si es autogenerado o creado a través del éxtasis
no es inheremente importante; el Ka es alimentado
y potenciado por los estados extáticos sin tener en cuenta su fuente.

Por el contrario, la vergüenza es un veneno para el cuerpo Ka,
un elemento tóxico que decrece su vitalidad y potencia.

Yo, una iniciada de Isis, encuentro trágico que la Iglesia
haya avergonzado a mujeres y hombres en cuanto
a sus naturalezas sexuales y cerrado la puerta a uno de los caminos
mas directos a la realización en Dios. Independientemente de que
sigáis este camino, mi consejo es que os liberéis a vosotros mismos de
toda vergüenza.

Investigad las catacumbas de vuestra propia mente y corazón,
buscad los sitios oscuros en vosotros mismos donde habita
la vergüenza y quitadla.

Encontrad cada oportunidad para crear éxtasis,
porque ello os refuerza y potencia el Ka.

Que los obstáculos a vuestro vuelo sean pocos y
que las bendiciones a lo largo de vuestro camino sean muchas.


Veintisiete

Deseo dirigir mi atención ahora a algunos puntos críticos
en relación con la práctica de la Alquimia y la
a Magia Sexual de Isis.

Para el Iniciado masculino es esencial comprender
que son los campos magnéticos creados al principio
tocando y acariciando a la Iniciada femenina, su amada,
lo que arranca la cascada de campos magnéticos, que desarrollan
una intensidad hasta el punto del orgasmo.

Es importante que el Iniciado masculino se adiestre el mismo
en anidarse en los campos magnéticos.

Es extremadamente importante para ambos Iniciados
poner su atención sobre el cuerpo Ka durante los estados extáticos
de conciencia que se generan haciendo el amor,
porque esto refuerza y potencia al cuerpo Ka y es esencial
para este tipo de alquimia tal como la practicamos Yeshua y yo.

En el momento del orgasmo físico hay una tendencia
para la fuente magnética a moverse bien hacia arriba
a través del extremo de la cabeza o hacia abajo
a través de los pies –pero en ambos casos,
este campo magnético sale del cuerpo y se disipa.
Es importante durante el momento del orgasmo
contener el campo o fuente magnética. Idealmente,
el Iniciado debería poner su consciencia en el Trono superior o centros cerebrales
superiores. Esto daría lugar a ascender la fuente del orgasmo hacia la cabeza,
enviando su energía hacia el mismo cerebro y hacia el cuerpo Ka.


Veintiocho

Hay veces en que el Iniciado masculino puede desear
retener su semilla. En la Magia Sexual de Isis
los Iniciados masculinos fueron adiestrados en una técnica
específica llamada Detener el Nilo Inferior.

Desde el Conocimiento Iniciático del antiguo Egipto,
existió el Nilo tanto externa como internamente,
siendo el Nilo externo el río físico y el Nilo interno
el Djed y su flujo a través de los siete sellos o chakras.
En el momento del orgasmo físico, cuando un hombre eyacula,
los poderes creativos que han descendido desde el Nilo superior
al Nilo Inferior se liberan.

Este semen transporta gran potencial para la creación
de campos magnéticos en forma de nueva vida o de
una reacción alquímica en el útero de la Iniciada femenina,
como expusimos antes.

Sin embargo, a veces, un Iniciado masculino
puede desear mantener su semen, principalmente porque,
dependiendo de su vitalidad, la eyaculación puede realmente
decrecer su energía, y fue para estas ocasiones para lo que
se desarrolló la técnica de Detener el Nilo inferior.

El hombre pone un dedo sobre la próstata, justo enfrente,
de modo que en el momento de la eyaculación, el semen va hacia atrás
en vez de hacia delante y los campos magnéticos de su esencia sexual
recirculan a través de su cuerpo y de su Ka. Pero aún en estos momentos
hay campos magnéticos generados por su Ka que interaccionan con los
de la Iniciada femenina y ambos pueden anidarse dentro de estas interacciones.


Veintinueve
 
Y ahora quiero referirme a una forma relativamente rara
de pareja pero que ocurre a veces dentro de los Iniciados de Isis.
Vosotros lo llamaríais parejas del mismo sexo.

Mientras que el desarrollo de los campos magnéticos
y el anidamiento en estos campos y el arranque de los estados extáticos pueden
crearse a través de una pareja del mismo sexo, no tiene lugar la interacción del semen y el útero
y por tanto no está presente este aspecto de la alquimia.

Sin embargo todos los otros aspectos de la Alquimia y de la Magia Sexual son relevantes.


Treinta

Finalmente, quiero dirigir mi atención al término Iniciado
porque he usado este término de forma extensiva en todo este material.
El término Iniciado se refiere a quien ha decidido vivir creciendo en conciencia.
Aquel que ha decidido dejar atrás la vida mundana y entrar en la aventura de la conciencia.

Generalmente hablando, el cruce del umbral de la vida mundana
a la sagrada viene marcada por un ritual de Iniciación.
En las antiguas prácticas un candidato sería Iniciado por un Sacerdote o Sacerdotisa,
y este Sacerdote o Sacerdotisa tendría el poder de conferir a aquel individuo el poder
relativo al linaje al que ellos pertenecen.

En ciertos tipos de transiciones se requiere o necesita un Iniciador externo.
Sin embargo para las fases iniciales es posible para una persona
Iniciarse a ellos mismos, porque la verdadera esencia de la Iniciación
significa marcar un umbral, el cruce de la vida mundana
hacia la vida sagrada.

Para aquellos que se sienten llamados a practicar
las Alquimias de Horus y quienes desean marcar su compromiso
a vivir la vida sagrada, ofrezco este sencillo ritual.
Doy esta instrucción por la escasez de personas cualificadas
para conducir Iniciaciones hacia los antiguos linajes de Egipto.

Para este ritual se necesitaría una vela y dos vasos o copas.

Una copa se llena con agua y la otra está vacía.
Si lo deseáis podéis añadir flores e incienso, haciendo
el ritual tan estéticamente placentero como deseéis,
pero fundamentalmente la Auto-Iniciación es un acto
de intención y de voluntad espiritual y personal.

El ritual es sencillamente el reflejo externo
de algo que está ocurriendo profundamente
dentro de uno mismo. Y por supuesto, esta elección interna
puede ser hecha sin la necesidad de un ritual externo en absoluto,
porque el ritual sin elección interna no tiene valor.

Para este ritual debéis encender la vela y decir estas palabras…

“Espíritu de toda vida, se aquí mi testigo. Por el bien
de mi elevación y la elevación de toda la vida, me esforzaré
en ser inofensivo para mi mismo y para los demás”

Entonces, manteniendo el vaso o recipiente de agua en la mano derecha,
echaríais el agua en el recipiente o vaso en la mano izquierda,
y mediante estas palabras sellaríais esta acción…

“Mediante el flujo de esta agua, simbolizo la transferencia de mis sagradas aguas de vida
De lo mundano a lo sagrado. Espíritu de toda vida, se aquí mi testigo
Amen. Amen. Amen.”


Treinta y uno

Quiero acabar mi historia con pensamientos sobre mi amado, Yeshua.
Como una Iniciada de Isis había sido instruida para el momento en que
me reuní con él. Y desde el momento en que nuestros ojos se encontraron,
fui transportada a otros mundos.

Comprendí las enseñanzas que habían estado oscuras.
Comprendí los secretos más profundos de Isis,
tal como ella me los reveló no a través de los escritos sagrados,
sino a través de la presencia viva de mi amor por Yeshua.

Cuando se intensificó la Alquimia entre nosotros,
le adoré a el y él a mi. Fue una gran dificultad para él alejarse de mi.

Hubo conmociones dentro de él que le hicieron añorar estar conmigo
mejor que enfrentar la mortal Iniciación de Horus;
pero como un maestro del alma había venido a dejar
un sendero de luz a través de los niveles oscuros de la muerte.
Lo hizo por su propio bien y el bien de toda la humanidad.

Hay muchos quienes confundieron lo que él hizo y por qué lo hizo.
Hay aquellos que creen que todo lo que necesitan es creer en él
y no esforzarse en la parte que les corresponde. Esta no fue nunca
la creencia o visión de Yeshua. Vino como un aguacero de luz,
un faro de amor en un tiempo en que el mundo estaba
aún en la sombra de un dios celoso. Yeshua, como un maestro del alma,
demostró un inmenso coraje y fuerza para enseñar amor en tal momento.

Fue extraño para mi, siendo a la vez iniciada y mujer enamorada,
porque comprendí que mi tarea era ayudarle a construir su Ka,
de modo que pudiera enfrentar los niveles de la muerte
con el mayor poder.

Como una Iniciada, comprendí mi tarea, y en alguna medida comprendí
lo que era la visión de Yeshua. Pero como mujer enamorada, fui arrastrada
por los sentimientos hacia mi Amado.

Y así, permanezco en el tiempo, mirando atrás, como fue,
sobre nuestra vida juntos; y tiene un gusto agridulce

La dulzura de la presencia de Yeshua, me llenará y me sostendrá siempre,
pero la amargura de nuestra separación también permanecerá siempre.

En mis últimos días en esta tierra, Yeshua vino a mi de nuevo
en su cuerpo Ka, como había hecho durante muchos años.
Estuvo conmigo hasta que exhalé mi último suspiro
y llevó a mi Ka a través de los niveles de la muerte, a través del sendero
de luz que él había dejado mediante el poder de su intención y me llevó
a lo que llamaríais cielo, pero que es un lugar en el alma.

Yo permanezco en este lugar con su presencia a través de todo espacio y tiempo.


Treinta y dos

Estaba feliz permaneciendo aquí con su esencia que llevo
en mi corazón y en mi mente. Pero la misma Isis vino y me dijo
que ahora tenía que contar mi historia…que las mentiras de
los dos mil últimos años tienen que acabar….que lo femenino
vuelve a equilibrar a lo masculino….que la Madre Cósmica
está revelándose a sí misma al comienzo del fin del tiempo.

Y así es por lo que revelo uno de los secretos perdidos de las edades
–que el Espíritu, el principio masculino, para retornar a sí mismo a través
de su viaje a la Materia, requiere la asistencia del principio femenino, la
inteligencia de la Materia misma.

Pero desde la perspectiva iluminada solar del principio masculino,
el principio femenino lleva dentro un abismo peligroso,
húmedo y oscuro. El principio solar se siente amenazado
por la oscuridad del aspecto lunar. Sin embargo,
es en la unión del Sol y de la Luna, la unión de los principios
masculino y femenino, en equilibrio, en balance energético,
donde se alcanza la verdadera iluminación.

Cuando Jesús se preparó a sí mismo conmigo
para su terrible experiencia antes del Jardín de Getsemaní,
yo era la corporeización de Isis. Yo era ella.
No había diferencia entre ella y yo misma.
Había sido adiestrada en las prácticas que lo aseguraban.
Y de este modo, Yeshua como el Sol,
el principio solar manifestado en los niveles de la materia,
se unió conmigo, la Luna; y él estaba unido con Isis misma
y sin ella no podría haber ocurrido su elevación.
Ella es la Madre Cósmica. Otras culturas la llaman
por otros nombres pero es la misma.

En la medida en que el Iniciado masculino
es capaz de anidar en los campos magnéticos con su Amada
y traer hacia sí mismo las energías vibratorias
de estos magnetismos –en esta medida él está entrando
en contacto con la propia Isis, la Madre Cósmica,
la Creadora de todo tiempo y espacio.

En la medida en que el Iniciado masculino
es capaz de rendirse al magnetismo y de soltarse
hacia su propia naturaleza, ella se convierte en la misma Isis.
Cuando estas dos cosas ocurren al nivel cosmológico,
el Iniciado masculino queda energéticamente sintonizado
a Osiris y la Iniciada femenina queda asociada a Isis
y de la mezcla conjunta de sus campos magnéticos,
nace Horus –excepto que Horus no toma la forma de un niño.
Horus toma forma y Horus vuela dentro de los cuerpos Ka
de los mismos Iniciados. Son elevados de una forma muy real.
Pueden volar dentro de los niveles celestiales de su propio ser.

La verdad es que Osiris no puede ascender sin Isis,
ni Isis sin Osiris. El Alto Dios Horus nace del magnetismo
de su unión.

El Iniciado masculino, siendo eléctrico por naturaleza,
piensa que lo puede conseguir por sí mismo, pero no puede.

Isis le espera al saber esto, pero él no.

Ella ha esperado por centurias y ahora estamos al comienzo
del final de los tiempos, y la presión es fuerte. Esta es una de
las razones por las que me he presentado.

A aquellos Iniciados masculinos capaces de hallar los caminos
en ellos mismos para rendirse a los poderes de Isis
llevados dentro de las naturalezas de sus Amadas,
o llevadas dentro de sus propias naturalezas
si practican el camino solitario, sabed que hacéis
esto no sólo por vosotros sino para toda la humanidad.

Cuando se emprende la Magia Sexual de Isis,
no es posible hacerlo solo para uno mismo,
porque las prácticas elevan rápidamente al Iniciado
hacia el nivel del mito viviente,
porque en sus más altas expresiones, como hemos indicado antes,
el Iniciado masculino se convierte en el mismo Osiris,
y la Iniciada femenina se convierte en Isis....y Horus nace de sus magnetismos.

Para aquellos involucrados en la práctica solitaria de la alquimia,
ello se lleva a cabo a través del magnetismo
de los Circuitos Solar y Lunar. Cuando se domina la práctica básica
compartida anteriormente, la Serpiente Negra de la Luna, manteniendo
la esencia del Vacío, se estremece y tiembla dentro del cuerpo Ka del
Iniciado, de la misma forma que la Iniciada femenina se estremece y
tiembla en los brazos del masculino cuando practican la Magia Sexual.

Dentro del Iniciado que practica la vía solitaria la Serpiente de Oro del Sol,
se reúne con la Serpiente Negra de la Luna en el centro de la cabeza y los
campos magnéticos creados por su mezcla conjunta y las reacciones energéticas
creadas por sus intersecciones a través de los Chakras o sellos, crean el Horus.

Por tanto, si es practicado en solitario o con otro no importa intrínsecamente, pero lo
que debe ocurrir en ambos casos es lo mismo.

El Sol y la Luna deben estar en equilibrio y entonces, la Iluminación, que nosotros
llamamos Horus, tiene lugar.
 

Treinta y tres

Os he ofrecido mi historia y las enseñanzas que os han sido dadas con las más
profundas esperanzas de que encontréis un camino hacia vuestra propia grandeza,
porque eso es lo que ahora necesita el mundo más que nunca.

Espero que seáis elevados por mis ideas y que seáis inspirados
como yo lo fui por el ser magnificente que llamáis Yeshua,
pero que yo llamo mi Amado.

A aquellos quienes tienen el coraje para practicar
las Alquimias de Horus y para aquellos que escogen
vivir la Relación Sagrada con ellos mismos o con otros, les doy mi bendición.

Que las bendiciones de la Madre Cósmica os acompañen
en vuestro viaje hacia vosotros mismos. Que el camino entre el Sol y la Luna sea revelado.

Espíritu de toda vida, se testigo. Amen.
-María Magdalena